¿Conoces las contraindicaciones del masaje tailandés y los posibles ajustes de la técnica que puedes hacer para adaptarla de forma personalizada al mayor número de pacientes…?

Las contraindicaciones del masaje tailandés en el embarazo pueden recalcularse ajustando los movimientos y evitando determinados puntos distales que podrían provocar un parto prematuro.Ya has adquirido los conocimientos necesarios para aplicar masaje tailandés. Ahora está en tus manos hacer de cada sesión un momento inolvidable de calma y bienestar para quien lo recibe. Por un lado, quieres hacer una cartera de clientes para el masaje Thai y fidelizarlos al máximo… Pero, como terapeuta, también debes ser consecuente y decidir cuándo evitar dar un masaje tailandés, porque existen contraindicaciones, o porque piensas que los perjuicios van a superar ampliamente a los beneficios del masaje.

Para ayudarte en la tarea de decidir cuándo evitar dar un masaje tailandés, te comento aquí algunas de las dolencias que lo contraindican totalmente. Y también en qué momentos conviene reducir la intensidad, evitar determinadas posturas o aplicar diferentes estilos.

Un tratamiento individualizado con masaje tailandés

Como sabes, en una sesión típica de masaje tradicional tailandés, el terapeuta trabaja todo el cuerpo de pies a cabeza mediante presiones (inhibiciones que “resetean” los músculos, dándoles elasticidad) y estiramientos (pasivos y asistidos por el terapeuta para dar mayor amplitud articular). Los tratamientos son individualizados y el terapeuta aplica siempre la fuerza adecuada para cada persona, atendiendo a su estado y condición física, las molestias que refiere, etc.

Contraindicaciones del masaje tailandés

Las contraindicaciones del masaje tailandés son, prácticamente, las mismas que las de cualquier otro tipo de masaje:

  • Hipertensión o hipotensión.
  • Problemas cardiacos.
  • Historial de ictus.
  • Varices importantes, edemas o flebitis.
  • Hernia discal, artritis y osteoporosis.
  • Derrames articulares o desgarros tendinosos.
  • Infecciones, hemorragias recientes.
  • Quemaduras, heridas sin cicatrizar.
  • Eritema; hongos u otras dolencias contagiosas de la piel.
  • Cáncer linfático y otros tipos de cáncer.

Conocer el historial clínico de cada paciente mediante una breve entrevista inicial puede ayudar a considerar si el clientes es candidato a la terapia o no, o si simplemente hay algunos movimientos contraindicados en su caso. Una sesión segura y personalizada puede ser la mejor opción en muchos casos.

¿Hay que evitar el masaje tailandés durante el embarazo?

No, necesariamente. Pero es importante saber cuándo y cómo realizarlo, así como los beneficios sobre la madre y el feto. Estos son los beneficios del masaje tailandés, contraindicaciones y posibles ajustes:

  • Las mujeres embarazadas pueden recibir masaje tailandés a partir del cuarto mes de gestación, siempre que no haya contraindicaciones médicas.
  • El masaje tailandés a gestantes se puede aplicar en dos posturas: en posición de cubito supino (boca arriba) y de cubito lateral.
  • El masaje tailandés durante el embarazo estimula al bebé mediante el contacto con la madre, y hace que se mueva más, creando un especial vínculo entre ambos.
  • La mejora de la calidad de vida de la madre, mediante un correcto funcionamiento de sus estructuras músculo-esqueleticas, evita que las tensiones físicas y emocionales se transmitan al feto.
  • La manipulación de determinados puntos distales del cuerpo, pero sobre todo en la cara medial de las piernas, está completamente contraindicada, pues con ello se puede desencadenar un parto prematuro.

Cómo ajustar el masaje tailandés a cada caso de forma individualizada

Contraindicaciones del masaje tailandés y ajustes personalizados para cada caso: algunos movimientos como los de la mano y los pies pueden ser perfectamente aplicados.

En muchas ocasiones, hay contraindicaciones del masaje tailandés para determinadas situaciones, molestias o dolencias; pero deberíamos hablar sólo de determinadas técnicas, porque sí hay otras que se pueden aplicar con seguridad. Por eso, muchas veces se puede ajustar el tratamiento siguiendo estas recomendaciones:

  • Utilizar diferentes técnicas.
  • Emplear un estilo diferente de masaje.
  • Trabajar sobre ciertas zonas del cuerpo y evitar otras.
  • Ajustar la intensidad.

Imagina un caso concreto: un paciente diagnosticado de osteoporosis. No se puede aplicar presión en sus huesos mediante las clásicas técnicas del masaje tailandés. Pero sí realizar estiramientos con un suave movimiento de ballesteo: esta técnica es muy eficaz, y no daña los huesos.

Cómo ser experto en masaje tailandés y terapias alternativas

¿Interesado en aprender o completar tu formación y no conoces los mejores centros donde estudiar masaje tailandés? Nuestros cursos de masaje tailandés te capacitan para aplicar esta técnica profesionalmente como experto, especialmente si ya eres terapeuta. Si a nivel personal, te sientes interesado por las terapias alternativas, puedes acudir a nuestros cursos de masaje tailandés de nivel iniciación (masterclass), para poder aplicarla a nivel personal a familiares o amigos.
Ahora ya conoces un poco más las contraindicaciones del masaje tailandés y posibles ajustes de la técnica para personalizar cada sesión. Siguiendo nuestro blog, podrás adquirir muchos más conocimientos complementarios en terapias alternativas.