Qué es el mindfulness: ventajas de la atención plena para la salud y bienestar

Si no sabes qué es el mindfulness o atención plena, aquí te lo explico a fondo, con todas sus ventajas, ya que es una práctica que va mucho con nuestra filosofía de vida y, si has llegado hasta este post, seguro que también con la tuya… El mindfulness es una práctica de relajación mediante la meditación que permite prestar atención plena a nuestro momento presente. Tu respiración es una poderosa arma en la que apenas reparas, y observarla y reactivarla de la forma correcta te ayudará a tomar partido en tus acciones y reacciones.

Qué es el mindfulness y cómo centrarse en uno mismo en cualquier momento y lugar

Fíjate en tu forma de respirar… Probablemente la inspiración es corta y frecuente, y sólo respiras por la nariz. Ahora piensa en un momento en que estés relajado y a gusto, en casa, por ejemplo: tu respiración es más profunda, y  la frecuencia de inhalación y exhalación tiene otra cadencia diferente, más pausada… Seguro que alguna vez te has dicho a ti mismo: “Antes de contestar, respira dos veces seguidas”. Es la forma de reaccionar sin dejarnos llevar por las emociones negativas del momento: respirar profundo…

El mindfulness, o práctica de la meditación con conciencia plena y aceptación, nos ayuda a sentirnos presentes en cada momento, prestando total atención a lo que hacemos. No es una más de las terapias alternativas, sino una forma de ser conscientes de nuestro yo, de estar y ser activos en nuestra vida diaria, no dejándonos llevar por las prisas, las rutinas y las emociones. En definitiva, una forma de sentirte bien en tu piel y en lo que haces en cada momento.

Piensa en tu vida diaria: seguro que tienes la impresión de ir con un piloto automático activado. Es algo de lo que no somos conscientes, pero nuestra cabeza está en otra parte cuando realizamos actividades diarias, y no precisamente en un acto de evasión, sino probablemente pensando en los problemas que nos acucian o en todas las tareas que nos esperan a lo largo del día o de la semana. Pasamos la vida pensando en lo que vamos a hacer al momento siguiente, en lugar de centrarnos en el presente. Con la práctica del mindfulness se consigue dirigir la conciencia a las propias experiencias, centrándose en el yo y el ahora.

Orígenes del mindfulness

Ya sabes qué es el mindfulness como concepto. Pero, literalmente, es una palabra que en inglés significa atención plena. Pero en realidad se trata de un concepto que proviene del budismo. El mindfulness se basa en la meditación, como otras terapias alternativas relacionadas, y sus orígenes se remontan a un pasado muy remoto, ya que tiene más de 2500 años de antigüedad. Pero este concepto, además de abarcar la práctica de la meditación, también incluye una forma de ver el mundo.

Su fundador fue el biólogo Dr. Jon Kabat-Zinn, practicante de yoga, que creó un programa de medicina basado en el conocimiento de cuerpo y mente para la reducción del estrés, que estaba totalmente despojado de tendencias religiosas o culturales. El programa se implantó en más de 200 centros de Europa y EEUU, y más allá del ámbito clínico.

Qué es el mindfulness y cómo mejorar nuestra vida con él 

Practicar media hora diaria de mindfulness es una poderosa arma para librarse de la ansiedad y la depresión y percibir de forma menos intensa el dolor, según un estudio publicado por la prestigiosa revista Journal of Internal Medicine. Incluso los efectos beneficiosos han podido ser detectados pasados 6 meses desde que se deja de practicar mindfulness.

  • Reduce el estrés. Con el mindfulness se adquiere la capacidad de eliminar pensamientos negativos y centrarse en el momento presente. La reducción de la ansiedad se ha asociado a una mejora de nuestras defensas frente a la enfermedad.
  • Combate el insomnio. Practicando la meditación mediante la técnica del mindfulness, se consigue conciliar el sueño insomnio y, en general, una mayor calidad de sueño.
  • Actúa contra la depresión. Introduciendo el mindfulness, se puede reconducir la propia vida y producir los cambios necesarios para conseguir ser más felices. La meditación induce un estado de ánimo más positivo.
  • Mejora la memoria y facilita la concentración.
  • Incrementa la inteligencia emocional, favoreciendo una mayor empatía con los demás.
  • Previene los sofocos propios de la menopausia, según un estudio publicado por la prestigiosa revista médica Natural Medicine Journal.
  • Permite tomar las riendas de la propia vida. El mindulness capacita para entender las propias emociones y reacciones y a tener las herramientas precisas para lidiar con aquello que perturba.

Cómo es una sesión de mindfulness

Qué es el mindfulness y qué necesitas para hacer una sesión.Al realizar tu primera práctica de mindfulness, lo más importante es que te encuentres cómodo. Intenta llevar ropa que no te apriete y situarte en un lugar cómodo, sin interrupciones. No a teléfonos, alarmas, televisores y cualquier tipo de aparato eléctrico en marcha. Puedes poner música, si lo deseas, pero que sea repetitiva y aptar para la relajación. La postura da igual, siempre que consigas tener tu espalda recta.  Para practicar mindfulness, es importante estar cómodo, eliminando la tensión en cualquier parte del cuerpo y relajando los brazos.

En la primera práctica de mindfulness basta con disponer de poco tiempo, unos 5-10 minutos. Después se puede ir subiendo la duración hasta llegar a sesiones diarias de 30 o 40 minutos. La primera vez es importante que te centres en tu respiración, eligiendo una parte del cuerpo y fíjándote en cómo respiras. Si tu atención se disipa, no te preocupes: vuelve a centrarte en la respiración. Esto te ayudará a volver al aquí y al ahora.

Puedes emplear cualquiera de las técnicas básicas de meditación: por ejemplo, visualiza un sitio tranquilo que te resulte relajante, y repítete mentalmente alguna palabra o frase “Aom”, “Estoy bien”, “Estoy tranquilo”, “Estoy aquí”… Cuando ya se tiene cierta práctica, hay quienes empiezan a meditar repasando los acontecimientos vitales de las últimas horas, pero siempre desde la aceptación.

Poco a poco, conseguirás integrar el mindfulness en tu vida diaria, y serás capaz de meditar en muchos sitios diferentes.

Ahora que ya sabes qué el mindfulness y los múltiples beneficios que aporta, entenderás que sea una de las terapias alternativas enfocadas en las técnicas de relajación que más se practican hoy en día para dar solución al estrés de la vida diaria, con grandes resultados.

Si además de meditar, te pones en buenas manos y periódicamente te das masajes, notarás los beneficios en muy poco tiempo. Te recomiendo los masajes de aceites de Art Thai Massage: utilizan la técnica Nuad Nam Man, que resulta profundamente placentera y reconfortante. La absorción de los aceites a través de la piel y el olfato resulta muy beneficiosa para cuerpo y mente.

¡Feliz mindfulness!